valores de empresa

Buenas prácticas para comunicar los valores de la empresa

8 minutos

Los valores de la empresa son, junto a la misión y la visión, las bases fundacionales de cualquier organización. Ellos conforman los cimientos sobre los cuales se construyen las relaciones interpersonales, la cultura e identidad corporativa y el compromiso de los empleados para con la empresa y las tareas.

Transmitir los valores de la empresa de forma sistemática y estratégica, con mensajes claros y canales efectivos debe ser una de las principales políticas de comunicación interna de las organizaciones. Solo cuando los empleados tienen total conocimiento de los valores, pueden apropiarse de ellos, identificarse con la compañía y comprometerse genuinamente con los objetivos. 

New Call-to-action

Importancia de comunicar los valores de la empresa

Comunicar los valores de la empresa puede ser sumamente beneficioso para la organización, porque:

  • Las personas se comportan siguiendo una serie de principios éticos comunes. 
  • Se genera una cultura organizacional fuerte y sólida.
  • Estimula la concreción de objetivos y metas compartidas.
  • Aumenta la productividad y la eficiencia en las tareas, porque todos tienen claro cómo hacerlas. 
  • Disminuye la rotación del talento ya que las personas se sienten motivadas
  • Reduce el absentismo porque hay una mayor confianza en los managers
  • Fortalece una perspectiva clara que guía a las personas sobre cómo relacionarse.

Ahora bien, te daremos algunas herramientas y consejos de buenas prácticas para que los departamentos de RR.HH. puedan comunicar de forma efectiva los valores de la empresa a todo el personal. 

Cómo comunicar los valores de la empresa

Las claves para una comunicación efectiva de los valores corporativos son tres:

  1. Mensajes claros y concisos

No es necesario un lenguaje complejo ni una campaña costosa de comunicación interna para lograr que los empleados conozcan y se apropien de los valores de la empresa. Basta con generar mensajes que sean simples y bien específicos. Si, por ejemplo, uno de los principios éticos de tu organización es la puntualidad, el área de RR.HH. debe transmitir nociones claras e inequívocas sobre la importancia de cumplir con este principio. 

Con la descentralización de las oficinas y la prevalencia del teletrabajo, la idea de puntualidad pudo haber cambiado un poco de significado: ya no es estar sentados frente a la computadora a una hora exacta, sino más bien conectarse a horario en una videollamada. Es fundamental, entonces, evitar malos entendidos o discursos ambiguos, ofreciendo mensajes claros y bien concisos sobre estos comportamientos. 

  1. La tecnología como aliada

Otra buena práctica para gestionar una comunicación interna sólida respecto a los valores corporativos es aprovechar al máximo las herramientas tecnológicas disponibles. Ellas dan soporte al área de RR.HH durante todo el proceso o la experiencia del empleado, desde que ingresa hasta que deja la organización. 

Es fundamental valerse de la tecnología, por ejemplo, en la fase de onboarding para capacitar a los nuevos talentos y asegurarse de que comprendan en profundidad la misión, visión y principios éticos de la compañía. También es clave utilizar la tecnología para gestionar el tiempo y las tareas de los empleados, asegurar la integración y fomentar valores como el trabajo en equipo. 

  1. Los canales adecuados

El medio también es el mensaje. Por eso, no solo basta con un mensaje claro y conciso, sino también con un canal efectivo que nos garantice su correcta recepción y procesamiento. Con la solución de comunicación interna de VisualTime, por ejemplo, es posible enviar comunicados personalizados de lectura obligatoria, lo que garantiza que el mensaje ha llegado correctamente. 

Otra buena práctica para la transmisión de valores corporativos es utilizar canales bidireccionales de comunicación, como por ejemplo las encuestas de clima o satisfacción laboral. Los responsables de RR.HH. pueden evaluar el conocimiento real que tienen los empleados respecto a los valores de la empresa y ajustar sus políticas si los comportamientos se están desviando de esos conceptos éticos.

New Call-to-action