ERE temporal

Todo lo que debes saber sobre el ERE Temporal

9 minutos

Si preguntas hace un par de años sobre el ERE temporal, muy probablemente apenas nadie te hubiera respondido correctamente. Pero a raíz de la pandemia del coronavirus no sólo sabemos más de él, sino que ha sido un elemento fundamental para la supervivencia de muchas empresas.

Lo tengas ya claro o no, nunca está de más repasar todo lo que significa un ERE temporal: las causas, los tipos y todo lo que conllevan. Incluso aquellas formas más adecuadas de gestionarlos para que su aplicación en una organización tenga un impacto mínimo.

New Call-to-action

¿Qué es un ERE Temporal?

También conocido como ERTE o Expediente de Regulación Temporal de Empleo, es un mecanismo legal para ayudar a reorganizar la empresa en algunas causas específicas,de tal forma que se eviten realizar despidos mientras se vuelve a la normalidad.

Se encuentra regulado en el Estatuto de los Trabajadores, en concreto en el artículo 46, pero su funcionamiento se ha desarrollado en el Real Decreto 1483/2012 de 29 de octubre, por lo que es en este documento legal donde encontrarás toda la información detallada.

Tal como indica su nombre, es un proceso temporal, lo que quiere decir que su utilización está limitada en un marco de tiempo concreto. Este debe estar indicado antes de su inicio, pudiéndose prorrogar ante determinadas circunstancias.

Causas legales para un ERTE

El Estatuto de los Trabajadores establece una serie de causas legales limitadas en las que puede iniciarse un ERE Temporal, por lo que las empresas que quieran utilizar este mecanismo deben tener claro que cumplen con una de las siguiente causas:

  • Económicas, en las que la empresa esté encadenando pérdidas y deba reducir gastos.
  • Técnicas, donde se estén realizando cambios en los sistemas de producción o métodos de trabajo.
  • Organizativas, como una reorganización de la plantilla.
  • De producción, ya sea porque no hay demanda de producto o faltan materias primas.

Desde 2020 también existe la figura del ERTE por fuerza mayor, desarrollado en el Real Decreto 8/2020, del 17 de marzo, y que ayudó a aliviar el impacto de la pandemia del coronavirus tanto en la salud de la población como en el tejido empresarial. Su causa tiene relación directa con el COVID-19.

Tipos de ERTE que se pueden realizar

Existen dos tipos de ERE temporales dentro del marco normativo: aquel que suspende al trabajador de empleo y sueldo y el que únicamente aplica una reducción de jornada para facilitar una reorganización de la empresa.

ERTE suspensivo

Se suspende por el contrato de trabajo de la plantilla, ya sea de forma total o parcial. Esto significa que los empleados no percibirán un salario, pero no están obligados a acudir a su puesto de trabajo. Por otro lado, perciben una prestación por desempleo por parte del estado.

ERTE de reducción de jornada

Los empleados no dejan de trabajar, pero la jornada laboral que tenían normalmente se ve reducida según las necesidades de la empresa. Esto será durante un tiempo determinado y puede cambiar según las circunstancias. Durante este ERTE, los trabajadores recibirán una compensación proporcional a las horas reducidas por parte del SEPE.

ERE extintivo, el siguiente paso a un ERTE

No se trata de un ERTE en sí mismo, pero si los otros tipos no funcionan es el siguiente paso para reorganizar la empresa. En este caso, el ERE extintivo se utiliza para realizar un despido colectivo, finalizando contratos de trabajo de la plantilla para adecuarla a las circunstancias y asegurar la supervivencia de la organización.

¿Qué tener en cuenta al realizar un ERE temporal?

Primero de todo, hay que dejar bien claro a los trabajadores que con un ERTE no se pierde el trabajo ni se rescinde el contrato, sino que es una medida temporal para ajustarse a ciertas circunstancias.

El empleado recibirá una compensación total o parcial por parte del Servicio Estatal Público de Empleo, aunque también tiene la posibilidad de trabajar para otra empresa en una situación de pluriempleo. En cualquier caso, se cotizaría a la Seguridad Social en la misma base que se hacía anteriormente.

También hay que tener en cuenta cómo afecta un ERTE a los trabajadores temporales, ya que puede suscitar ciertas dudas que lleven a confusión tanto para los propios empleados como para los responsables de Recursos Humanos.

La complejidad de gestionar a las personas durante un ERTE

No te dejes abrumar por las circunstancias. Contar con las mejores herramientas de gestión de personas te ayudará tanto en situaciones como en un ERE temporal como en cualquier otro momento.

Con VisualTime, podrás tener una fotografía completa y detallada de la organización de tu empresa, y todo será mucho más fácil de gestionar. Obtén los datos que necesitas, realiza análisis automatizados, y deja que la digitalización te ayude a transformar los problemas en oportunidades.

New Call-to-action